Los árboles siempre han fascinado a Walter Back, no tanto los especímenes frondosos. Más bien los árboles de invierno desnudos o los árboles muertos, cuyas estructuras extrañas a menudo para él se representaban como paralelos a las biografías humanas. Hay series interesantes de un mismo árbol aquí.